El Vicerrector Académico de la Unicauca también aspira ser rector. Edgar de Jesús Velásquez

El Vicerrector Académico de la Unicauca también aspira ser rector. Edgar de Jesús Velásquez

166

El actual Vicerrector Académico de la Universidad del Cauca es doctor en historia y también uno de los ocho candidatos para ocupar el cargo de rector de la Alma Mater caucana. Su nombre es Edgar de Jesús Velásquez Rivera y llegó a la universidad c en el año de 1.999 mediante un concurso de méritos.

Desde ese momento ha ocupado cargos en docencia y en el área administrativa de la universidad, por lo que dice estar preparado para afrontar los retos de dirigir a una de las universidades más antiguas de Colombia. ¿Cuáles son sus principales planteamientos?

Reinaldo Hoyos Molina: ¿Qué lo lleva a tomar la decisión de presentar su nombre para ser rector de la Universidad del Cauca?

Edgar de Jesús Velásquez: Son varias las razones. La primera es que en toda mi vida laboral he estado vinculado a universidades públicas. Desde que llegué a la Universidad del Cauca he ocupado distintos cargos que me han permitido conocer la institución en profundidad. Conozco la institución y tengo las competencias, el conocimiento necesario para liderar los destinos de la institución. A parte de lo anterior, la Unicauca necesita un liderazgo que le permita posicionarse a nivel nacional e internacional, conocemos cómo hacerlo tenemos el suficiente talante universitario, la capacidad de convocatoria y la capacidad intelectual para hacerlo.

R.H.M: Con los demás hemos hablado de los principales propósitos de la propuesta rectoral, ¿cuáles son los suyos?

E.J.V: Nuestra propuesta de gestión se denomina: Universidad del Cauca, consolidar la calidad para construir país. Hay un catálogo de acciones inmediatas y de largo plazo para lograrlo. Por ejemplo, es necesario fortalecer la planta profesoral y darle las garantías para que ejerzan su labor y realicen investigación. Con lo anterior, reformar toda la política de investigación. Además, se necesita una serie de reformas administrativas, como la descentralización y la elaboración de manuales para tener tareas claras.

El mejoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores y funcionarios, también es una tarea clave. En el caso de los estudiantes, reformas y políticas para supera la deserción, las repitencias. En síntesis, estamos proponiendo que la Unicauca se mantenga en su carácter de universidad pública, transparente, autónoma, incluyente, que garantice la disparidad de criterios, que sea una institución líder, que esté atendiendo y dando respuestas a las problemáticas del entorno local, nacional y regional.

R.H.M: De su propuesta, ¿cuál es su énfasis?

E.J.V: El primero, está centrado en la reacreditación institucional de alta calidad. La universidad no puede perder esta condición. Es un asunto prioritario. ¿Cómo lo logramos?, trabajando de manera colectiva y desde temprano para no dejar todo a última hora. Tenemos que tomar medidas de manera inmediata, como aprobar el reglamento estudiantil, mejorar la planta de docentes, la vinculación de ocasionales, la modernización curricular, mejorar la interacción social. Por eso nuestra propuesta busca consolidar la calidad. Una universidad de calidad es un buen mensaje de seriedad. El estudiante tendrá la certeza que no está en cualquier institución sino una universidad de excelencia y que va a tener garantizado su trabajo.

R.H.M: Aprovechando que hablamos de acreditación de alta calidad, la pregunta es, ¿cómo está la Unicauca es posible sostenerse en ese nivel?

E.J.V: Tenemos fundadas razones para creer que no vamos a tener dificultades para obtener la reacreditación. Uno de los requisitos es incrementar el número de programas acreditados en alta calidad y ya los tenemos, más de los exigidos. Aquí de lo que se trata es de profundizar lo bueno, corregir algunos aspectos que son perfectibles, como cualquier obra humana. Tenemos un equipo competente al frente de este proceso. Esa es la línea gruesa de nuestra propuesta, enlazada con la extensión de la calidad a todos los programas, procedimientos y la vida universitaria.

R.H.M: ¿Qué impacto debe tener la Universidad del Cauca en el desarrollo productivo y social del departamento?

E.J.V: La universidad es una institución que ha hecho enormes aportes a la vida económica, social y política del país. El Cauca es considerado como uno de los departamentos donde se presentan las mayores problemáticas concentradas que le asisten a Colombia, la Unicauca tiene, en ese sentido, una enorme responsabilidad de aportar en esos problemas con conocimiento, talento humano. Se trata de establecer conexiones con las alcaldías, Gobernación, para identificar los puntos para poder trabajar de manera mancomunada. Queremos ver a nuestros niños y niñas teniendo una vida amable, en lo cual puede incidir las diferentes facultades.

R.H.M: No podemos separarnos del contexto actual marcado por los procesos de paz, ¿cuál debe ser el papel de la universidad en el posconflicto?

E.J.V: Lo primero que hay que señalar es que la Universidad del Cauca ha presenciado todas las guerras de este país, y en una época fue víctima de esas guerras, como en la guerra de los mil días. Como antes, ahora la universidad no va a permanecer al margen frente a tan importante acontecimiento. Se tiene que pensar cómo va a participar de la capacitación de las personas que se han acogido al proceso de paz. Es claro que no se puede cerrar las puertas, como no lo ha hecho. Ninguna universidad en Colombia ha dicho la última palabra frente a este asunto, pero tenemos que encontrar el mecanismo adecuado, todo de la mano con las instituciones nacionales.

Mira, ya empezamos a ofrecer cursos especiales a jóvenes del sur y norte del Cauca, buscando democratizar el ingreso a la Alma Mater. Más jóvenes educándose son menos efectivos para la guerra y estamos ganando ciudadanos para la paz. En concreto, a partir de estudios concretos, la universidad tiene que dar respuesta desde lo académico, por eso no tenemos una única y definitiva propuesta.

R.H.M: Igual de importante es el proceso de regionalización, ¿cómo fortalecerá este proyecto que ya inició?

E.J.V: Es un aspecto básico de nuestra propuesta. Habrá un apoyo decidido para ampliar la oferta educativa de programas de pregrado y posgrado en Santander de Quilichao. Además, los costos que pagan los estudiantes por los programas de pregrado tendrán que reducirse paulatinamente hasta homologarlos a lo que se paga en Popayán. Habrá que gestionar ante el Ministerio de Educación, bajo el programa que se denomina universidades con programas de regionalización. Hay que llevar no solo programas, sino también la interacción social, la investigación, las actividades culturales. Queremos que a Santander de Quilichao vayan los excelentes docentes que tenemos en Popayán para que no haya diferenciación.

R.H.M: ¿Cuál es su mensaje final?

E.J.V: Nuestra propuesta de gestión rectoral es seria, se afianza en la experiencia, conocimiento, convicción y compromiso con la defensa de la universidad como un proyecto intelectual. Es una propuesta incluyente, para la grandeza de la Unicauca, somos garantía de que la universidad va a orientarse de manera responsable, mejorando el clima laboral, teniendo relaciones cordiales con todos los actores, relación respetuosa con organismos públicos y privados. Esta propuesta es una que potencia a la Unicauca en términos de toda su oferta educativa. Tenemos las competencias y el conocimiento profundo de la institución que nos ha dado todos estos años de experiencia como docente y administrativo.

Nota tomada de: http://elnuevoliberal.com

Comentarios

comments