¿Cómo escribes?

139

Quienes me conocen y han trabajado conmigo, saben que si hay algo que me hace erizar, es la mala redacción, los errores de ortografía y en fin, la falta de claridad al escribir. ¿Por qué he decidido hacer referencia a este tema?

Es indiscutible que en el ámbito laboral y empresarial, la mala redacción y la falta de claridad, cobra resultados. Hasta hace unas semanas estuve como supervisora en un proyecto, en el que el promedio de tiempo dedicado a lectura de documentos, correspondencia y correos electrónicos, estaba en 30 horas por semana.

A partir de esta situación, plantee la urgencia de dar a los equipos de trabajo, ciclos de formación puntuales para logar que sepan ¿Para qué escriben? ¿para quién escribe? de tal forma que escriban de manera precisa, directa y entendible. Por esto y desde esta experiencia, considero oportuno tener en cuenta que:

Escribir mal, fomenta la mala reputación: si no eres claro, el lector no te comprenderá.

Si esto ocurre, pueden darse malos entendidos, desmotivación de quien recibe la comunicación, al no saber ¿qué hacer?, ¿qué me quiere decir? falta de alineamiento frente a las actividades a desarrollar y pérdida de tiempo.

Al contrario, si escribes un mensaje claro, esto genera buena imagen y reputación, se agilizan las labores y cada quien sabe que debe hacer.

No es recomendable adjetivar: No es necesario que califiques y expreses las cualidades de lo que designas. Al ser escueto y claro, se garantiza el correcto entendimiento y la coordinación con lo que se quiere comunicar. Es decir, hay línea y alineamiento estratégico.

Redactar enredado, enreda el pensamiento: al escribir usted lleva de la mano al lector, en el camino de hacer que entienda lo que usted piensa. Por lo que es recomendable hacer uso de frases en voz activa, para lograr que se tenga claridad sobre las acciones que ocurren o deben ocurrir.

La escritura clara utiliza frases bien estructuradas, en voz activa para explicar lo que sucede, lo que debería suceder y lo que la gente necesita o debe hacer. Por el contrario, escribir en voz pasiva, relaciona acciones que no son ejecutadas de forma directa por el sujeto, al punto de casi ocultar, quien debe hacer que. Ejemplo: Manuel Elkin Patarroyo desarrolla vacuna contra la malaria (voz activa) / Una nueva vacuna contra la malaria ha sido probada con éxito (voz pasiva).

Mi conclusión: la escritura es tu carta de presentación en el día a día.

Actualmente, hay una gran pérdida de tiempo y un detrimento en la productividad de las organizaciones y de las relaciones, al tener que lidiar con documentos o correos extensos, nada precisos, incomprensibles, mal organizados, llenos de tecnicismos, ambigüedades y en términos generales, mal redactados. Por eso, por favor revisa bien lo que escribes, antes de remitirlo.

La clave está en que lo escrito, debe llevar de la mano a tu lector, hacia donde quieres que él vaya.

Comentarios

comments