Donald Trump es un psicópata?; entrevista con Óliver Lis

134
Entre sus trabajos psicológicos se destaca ‘Trastornos de Personalidad y Formas de Violencia. Artículo de Reflexión para el Posconflicto Colombiano’. Lis, egresado de la Surcolombiana y quien inició Derecho en Unicauca, como historiador, también sostiene que Bolívar pudo tener un trastorno negativista desafiante y Santander era psicópata.
M.M.: Usted es de los pocos profesionales que se aproxima a las causas psicológicas del conflicto armado, ¿cómo esboza esa línea investigativa? ¿Cómo empezó?
O.L.: Consulté 485 artículos científicos, extrayendo solo unas seis decenas para empezar a desentrañar la relación trastornos de personalidad-conflicto armado; escribí después un artículo de reflexión que fue bien acogido por pares, y se sigo disertando a partir de ello.
M.M.: ¿Cuál ha sido la prevalencia de trastornos psiquiátricos en Colombia?
La OMS señaló en 1997 prevalencia del 30% de la población. Es decir, 30% de los colombianos tienen al menos un trastorno psiquiátrico. En 2003, se reportó un 40,1%; y para 2020 estaremos –como ya estamos– por encima del 50%.
M.M.: Ud. refiere que el Trastorno Disocial se caracteriza por una “cruel despreocupación por los sentimientos de los demás, despreocupación por las normas, reglas y obligaciones sociales”. ¿Puede ser esto el mal de Trump y de la mayoría de nuestros gobernantes?
O.L.: Puede ser… Yo nunca hago diagnósticos sensacionalistas; la ciencia no debe moralizar. Pero es lo que ha pasado. Además, ustedes los que indagan sobre política son hábiles para sacarnos información…
M.M.: ¿Pero cree Ud. que la causa del actual desastre colombiano esté en los trastornos de personalidad?
O.L.: Indudablemente. Aunque lo ideal sería hacer un censo nacional diagnóstico… y saber cuántos psicópatas y personas con trastornos que comprometen las violencias que tenemos, dónde están ubicados, y sugerir así una política de Estado.
M.M.: ¿Para Ud. como psicólogo las causas de la insurgencia no son sociales ni históricas?
O.L.: Razones para tomar las armas las tenemos todos, pero no por eso lo hacemos. Tampoco estoy diciendo con esto que todos los militares, guerrilleros y paramilitares sean psicópatas y que no haya factores político-sociales relacionados.
M.M.: ¿Estimación en cifras?
O.L.: Según Hare más del 1% del mundo es psicópata, según él, al menos 470 mil colombianos serían psicópatas.
M.M.: Eso explicaría que hayamos vivido siempre en corrupción y en guerra. ¿Y se concentra en algunas zonas o gremios?
O.L.: Sí. En la bolsa y la política esa prevalencia puede llegar hasta el 40%, mucho más alta que en las cárceles, con un 15-25%.
M.M.: ¿Se puede decir que psicopatía y psicosis son sinónimos?
O.L.: No. Psicópata es el que tiene esa incapacidad para ponerse emocionalmente en los “zapatos” de los demás, con una elevada impulsividad y ambiciones desmedidas; y psicótico es alguien que delira y se siente perseguido, coloquialmente: “aquel que está loco”.
M.M.: Leyendo los últimos tweets, en que Trump se siente perseguido, “chuzado” por Obama, también lo vimos amenazando a Irak y levantando un muro en México. ¿Podríamos decir que Trump es psicópata y psicótico al mismo tiempo?
O.L.: Pues, todos tenemos un coctel de rasgos de todo tipo… Los poetas (se ríe con sorna), son medio locos y justifican con su sufrimiento el sufrimiento ajeno; los artistas, científicos y también los místicos demuestran rasgos psicóticos; los hombres de acción: militares, gerentes, pilotos de carreras, actores porno, evidencian rasgos más psicopáticos.
M.M.: como Marcelo Odebrecht…
O.L.: ¿El empresario brasilero o el actor porno? (risas). Sí. Y es que para para hacer dinero hoy hay que ser despiadado… y para vivir de los sueños hay que estar loco.
M.M.: Usted afirmó en la Red de Historiadores de Colombia que Santander pudo ser psicópata. ¿Por qué?
O.L.: Bueno, sobre Santander hay dos grandes versiones: la de su familia y la de Laureano Gómez. Cuando uno confronta los documentos históricos, se queda con la última.
M.M.: Díganos brevemente, ¿por qué Trump podría ser psicópata o por qué no podría ser psicópata?
O.L.: ¿Recuerda mi amigo, la frase de Galeano: “De nuestros miedos nacen nuestros corajes”? En psiquiatría los rasgos psicóticos normalmente los compensamos con rasgos narcisistas. El discurso de hacer “América great again”, es el mismo que usó Hitler con la Alemania nazi a la que prometía convertir nuevamente en el Imperio Germano. Hay impulsividad, rasgos querulomaníacos… Para unos eso puede ser psicótico, para otros psicopático… y para otros, genialidad de carácter. Basta con ser amigo o enemigo del presidente para determinarlo. Pero lo cierto es que a usted lo van a dejar sin visado (risas).
M.M.: Yo aunque llevo asuntos en Washington en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con motivo de la Operación Cóndor, no tengo ningún interés en el sueño americano; y, además, como usted sabe, soy colombo-canadiense. Hasta pronto…

Comentarios

comments