Hagamos una gran Fiesta de la Caucanidad

Vamos para diciembre, lo que nos hace pensar en cómo serán las festividades de fin y principios de año en Popayán.

Lo que se dio en llamar el festival de blancos y negros  llegó a su fin, porque la ciudad hoy no es la pequeña villa de Don Sebastián de Belarcazár, somos una ciudad de más de 300 mil habitantes que no puede soportar los juegos de agua y rocío de polvos.

Pasto, con más habitantes, superó con creces esa etapa, parecida a la nuestra, y hoy ha organizado el Carnaval de Blancos y Negros con mucho arte, gran entusiasmo, pero sobre todo con una enorme alegría, que ya tiene fama nacional.

En Popayán,  en esto de fiestas estamos en mitad del camino. Aunque ha sido importante el aporte de la actual administración con la implementación de las Fiestas de Reyes, lamentablemente no es el suficiente.

Material para hacer unas buenas fiestas abunda. Hermosas jóvenes caucanas pueden representar a los diferentes municipios para el reinado de la belleza, los artistas de Bolívar son expertos en la elaboración de las carrozas, pero al lado de esto, podemos inventarnos un Festival de Música con centro en Popayán a donde lleguen los  conjuntos musicales del Pacifico, del norte del Cauca, del oriente, del sur, junto a los tríos de la zona centro. Músicos, danzas, el principio de un carnaval debe escenificarse en las hermosas calles de Popayán.  Así comenzó el Petronio Alvares y miremos a donde va.

Revivamos las cabalgatas. Sabemos que están prohibidas en el centro  urbano  y eso nos parece que está bien, pero inventémoslas a un lado de la ciudad y estamos seguros que nos visitaran jinetes y bellas jóvenes de todo el país, llegaran por cientos a nuestras fiestas.

Aprovechemos para hacer una gran  fiesta de la Caucanidad. Con el propósito de reunirnos como Caucanos, hagamos el conversatorio de las etnias que estamos en mora de realizar. Invitemos a quienes saben de organizar grandes actos populares, y colaboremos todos.

Comments

comments