La doble moral de Claudia López

No sorprende la actuación de los verdes y sus aliados en día de ayer, en el Congreso de la República, en el debate anhelado y súper promocionado en todos los niveles. Donde todos los Colombianos esperábamos se develara la verdad sobre los escándalos de corrupción que vienen afectando los intereses de la patria. Lastimosamente lo que vimos fue una cantidad de conjeturas que en nada contribuyen a que de una vez y por todas, podamos corregir el rumbo.

No es serio, que su único argumento sea solo del descrédito a sus contradictores y el de los partidos tradicionales, a los cuales señalan, porque alguno de sus representantes se desvió de los preceptos partidistas, como si sus copartidarios no lo hicieran. Samuel Moreno y su hermano no tienen nada que ver con la filosofía del Polo Democrático Alternativo, pero si podemos afirmar que son más corruptos como el que más. Mucho menos Petro, u otros representantes, que durante años han expoliado el estado y los para estados, creados por ellos para subsistir.

Ahora, en vista del descrédito en que han caído, pues ya nadie les cree, excepto sus volubles, incoherentes, ilógicos, incongruentes y absurdos seguidores, que por fortuna son pocos, y en eso se juntan al final con la secta Uribista, han decidido tapar la olla podrida de sus malsanas costumbres, con algo que se ha condenado por siempre, en la política tradicional, el tamal y la lechona. Pues sí. Decidió la señora Claudia López, ofrecer Pizza, para ver el mal llamado debate en pantalla gigante, a quienes asistieran a los sitios en los cuales instalaron esos artefactos, cual si se tratara de un partido de fútbol. Resultó muy sofisticada, la señorona lenguaraz y maldiciente, pues ofrece pizza, pero también desvergonzada y tramposa, pues según el informe de televisión de Caracol, quedaron mal con la pizza. O sea, que le hicieron conejo a sus convocados, que, por cierto, respondieron en forma fría a la convocatoria, según las imágenes televisivas.

Y para rematar, termina criticando al ex gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, con una sarta de mentiras, que ya émulos suyos han ensayado en el Cauca. Resultó una vil copista, escribana o amanuense, del esposo de quien confeso actos de corrupción Ana Bolena Garcia. Y arremete contra el actual Gobernador, sin que el rubor asome a sus precarias mejillas, cuestionando un gobierno, en el cual ellos, los verdes tienen una representante, la Secretaria de Gobierno del Departamento del Cauca, que para más señas, es la esposa del actual Secretario General de su partido, el señor Jaime Navarro.

Señorones y señoronas, así de mentirosos, calumniadores, timadores, pero sobre todo, personas sin ningún sentido de coherencia no necesitamos, para cambiar este país. Si lo afirma la Senadora Claudia López es verdad, ¿lo lógico. lo coherente no seria que nadie de su partido haga parte de un gobierno corrupto? Urge la presencia de gente correcta, sin vicios, conocedores del estado, que no tengan necesidad de avasallar a sus oponentes, con discursos agresivos y llenos de falsedad, porque el que necesita de las mentiras para llegar, mentirá en el actuar, cuando se empotre en el sillón que quiere conquistar.

Comments

comments